Famosa canción de los Beatles.